viernes, octubre 02, 2009

Día 3: Kobe y Osaka

Con ganas de conocer algo distinto, tomamos el shinkansen (tren bala) a Kobe, para ir a ver el puente colgante más grande del mundo. Cóoomodo el shinkansen: 10 minutos nos bastaron para pasar por Osaka en y otros 10 llegabamos a Kobe.

Vale decir que durante el viaje no vimos realmente una separación entre las tres ciudades, así que parece que al menos los caminos alrededor de la línea del tren estan bien urbanizados. Acá una fotito de la vista por la ventana:

Una vez en Kobe, en el TIC nos comentaron que la visita al Teleférico era muy recomendable y como estaba prácticamente al lado de la estación, decidimos ir a conocerlo. El teleférico se encontraba en medio de un área muy verde (bueno, todo es verde por acá....), con frondosos bosques que nuevamente me recordaron a Miyazaki.

Acá una foto ya arriba del teleférico.

Y de la ciudad vista desde el teleférico

Como 'hacía seh', me compré esa botellita con cara de te verde... aunque tenía un curioso sabor a harina tostada aguada... bueno, serapio, no fue la última vez que incurrí en ese erros.... :-S

Lo que se ve en la siguiente foto es un edificio al que probablemente se podía llegar desde el complejo sobre el teleférico (que nunca supe como se llamaba) y parece que era unos inmensos invernaderos.

Arriba del teleférico había una serie de edificios de estilo europeo, donde el tema principal era la botánica. Un pequeño mercadillo vendía plantas de distintos tipos, había jardines, flores, una muestra de frascos con perfumes

y un poco más allá 'The Rose Symphony Garden', aunque además de rosas habían distintas flores, nada muy espectacular, pero en este caso la belleza no se encontraba tanto en la parte visual como en la exquisita fragancia que desprendía el jardín. Olores suaves, muy bien orquestados para permitir al visitante disfrutar de ellos como un conjunto o separados sin ser molestado por el olor demasiado penetrante de alguna de las flores.

Luego de visitar el jardín partimos a ver el famoso puente. Sí. Es grande. MUY grande. Juzguen uds. mismos por la foto (aunque no le haga justicia)

Acá nuestro modelo exótico Mabri nos muestra una sección de uno de los cables que soporta el puente.

Y en ese diagrama demostrativo (había un pequeño museo dentro) se ve el tamaño que tiene cada pilar que lo sustenta.

Por una 'módica suma' (como todo en Japón, pero bien que las módicas sumas valen la pena...) pudimos subir a ver un mirador dentro del puente. En este caso el viejo Lobo mañoso se dignó a posar para ustedes.

Y como ya era tarde pasamos a comer a la cafetería del mirador. Uff, que les puedo decir, la vista era agradable.

Y la comida aunque algo escasa, tambien. Aunque fue la más sosa que he probado en Japón (ven los tentaculitos en la foto?)

Y luego volvimos. Ah, en el metro hay algunos carros que son 'sólo para mujeres', durante ciertas horas. La solución japonesa para un problema que también se vive en Chile a las horas peak.
Y la siguiente parada fue: Osaka.

Lo que ven uds. acá no es un increíble edificio horizontal, si no el fruto de la pereza de un hombre que ha caminado demasiado y no dormido lo suficiente y está taaan agotado que se le pasó y le da lata dar vuelta la maldita foto ¿ok?. Aquel grandote edificio (más de 140 m) es el Umeda Sky. Es un edificio muy moderno famoso por:


Su diseño:

Una isla de verde en su exterior (un pequeño parque: the Island Garden)

Recreaciones de cultivos de arroz al otro lado.


Y su estupendo mirador con una vista de 360 grados a la ciudad (Osaka). Disfruten:



El interior del mirador está adornado con muebles futuristas, como este piso (y cómodo, es como un resorte):

Y nuestro siguiente lugar de interés a visitar fue el Kaiyukan. ¿Cómo que qué es el Kaiyukan? Es esto:

¿Cómo que es eso? Esto pues:

¿Aún no pillan?:

Ahhhh...sííiiii. Un acuario. Y grande. Uno de los más grandes del mundo. Queríamos ir a uno mencionado en Fayer Wayer pero los malditos dijeron que estaba cerca de Osaka, pero NO, ese estaba en Okinawa que es parte de Japón sí, pero más o menos como la Isla de Pascua es parte de Chile. O sea: lejos. Y descartado. Pero este estaba muy pero que muy bien. Entrabas al acuario a la altura como del piso 8vo e ibas bajando hasta llegar al primero. Había un par de tiburones ballena (son graaaaandes).

Mantarayas (muy grandes también)

Purrrrpos.

Y lejos, lejos, lejísimos, la atracción más aburrida de todas:

Es que eran sardinas, jureles y cosas así. Todo gris. Lo siento. Era como el acuario del MIM. Y waaaaaaaaa que me ataca una centolla!!!

Tranquilos, no me pasó nada, afortunadamente estaba protegido por ese medio ni que pedazo de acrílico. Saben que la cantidad de acrílico usado para construir el acuario corresponde a aproximadamente a 1.5 veces la producción MUNDIAL anual de acrílico (dato rosa powered by the big G).

Y se podían tocar las rayas. Viscosas las cosas.

Y no teníamos idea, pero justo fuera del acuario estaba la Rueda de la Fortuna Más Grande del Mundo. Así que nos miramos románticamente con Droopyta y nos fuimos de la manito a compartir el momento ;-).

Aps, antes que me olvide, el acuario se veía por fuera más bonito de noche.

Acá una foto desde la rueda de la fortuna mirando hacia abajo. Niiice.

Fotos de Osaka de noche desde la rueda casi no saqué, pero le tengo videosh, al final de la página.
Y como nos habíamos dado hambre, nos tentamos con esto en la estación de trenes antes de tomar el shinkansen de vuelta a Kyoto.

Es increíble, acá los platos se ven como te los sirven. Incluso en la cafetería de Kobe donde el plato era medio escuálido, la foto que lo mostraba en la entrada lo mostraba tal cual.

Y este es un mapa de Kobe, que no dieron el TIC.

Hasta la próxima!!!
Y el video

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que bueno que te explique cosas en el TIC y que te den indicaciones en el TIC, inclusive que te regalen mapas en el TIC. pero...
¿qué xuxa es el TIC? jeje
suerte!!!!
@

Epikt dijo...

Ah, sorry, parece que la explicación la puse en las fotos de FB y no acá. TIC: Centro de Información Turística